top of page

#021: Haas, un ejemplo de la mediocridad - #F1 #DesdeElGaraje


Redacción: Fernando Salinas // foto: www.f1i.com 


CON LA sorprendente salida de Guenther Steiner se deja ver el poco interés de Gene Haas en trabajar por algo que toda escudería de un equipo de Formula Uno debe hacer y es siempre estar por delante, es decir, evitar ser el más rezagado de la parrilla.

Desde su introducción a la máxima competencia en el año 2016, las cosas no han cambiado mucho para la escudería. Hace ocho años la categoría no atravesaba su mejor época, y por esa razón la adición del equipo fue bien vista, pues daba un poco de aire fresco a una parrilla que entre muchas cosas comenzaba a sentirse monótona con el creciente imperio de Mercedes. 

Nada en la vida es estático, y este caso no fue la excepción. Al comienzo, la construcción del equipo a base de la estructura de Ferrari fue una buena decisión, pues significaba que, eso sí, por una buena suma de dinero, la escudería estadounidense podía usar piezas del monoplaza y túnel de viento de los de Maranello. 

Sin embargo, con el pasar de los años este esquema se ha conservado estático, y mientras otros equipos de la zona media-baja en la parrilla han hecho significativas reestructuraciones de su plantilla de trabajo, la construcción de instalaciones modernas y en un todo han inyectado capital, el modelo de negocio del equipo de Haas se mira anticuado. 

Si contamos los años 2020, 2021 y 2023 en los que Steiner tuvo que tirar a la basura el campeonato para preservar los números del equipo de manera saludable y no se fuese a quiebra por falta de liquidez y patrocinios, estamos hablando de que en más de un tercio de su estadía en la Fórmula Uno no hemos presenciado una dirección clara en su desarrollo como escudería para poder plantar cara a sus competidores directos de la tabla. 

Eso no quiere decir que en el resto de temporadas hayamos visto algo que realmente cambie la percepción que hay de Haas. Salvo la sorprendente pole de Magnussen en Brasil 2022, poco se puede decir. De no haber sido por la experiencia de sus pilotos veteranos, el resultado hubiera sido peor, cuando Mazepin y el hijo de Schumacher, Mick, estuvieron al frente. 

El tema de los patrocinios y la imagen del equipo es otro vértice dañado en su estructura. Nico Hulkenberg y el ya mencionado Kevin Magnussen no poseen carisma, una característica lastimosamente necesaria para enganchar con las audiencias y poder vender. 

No es de extrañar que a pesar de su unión con Money Gram estén faltos de patrocinios. Quizá el hijo de “El Kaiser” era una mejor opción, pero seguramente una buena parte de los ingresos lo hubieran tenido que gastar en componer los daños que este pudiese ocasionar al monoplaza. En buena medida esta es la razón por la que fue cedido a McLaren y Mercedes como piloto de reserva.

De cara a 2026, el proyecto parece seguir en esa dirección. Gene no quiere invertir más en concepto de innovación, mientras que Steiner buscaba lo contrario. 

Fueron ocho años donde la desmotivación se hizo cada vez más presente. Así como un artista se siente frustrado y limitado respecto cuando no lo dejan pintar un cuadro bajo la visión que tiene en mente, un director de equipo siente lo mismo cuando los planes que tiene en mente se ven frustrados a causa del bajo presupuesto. Esta situación le ha provocado la necesidad de tomarse un descanso del deporte motor hasta nuevo aviso y es lamentable. Steiner reúne la capacidad para estar en un equipo que no tema a inyectar capital por la posibilidad de perder la inversión. 

En este escenario, la compra del equipo parece la opción más viable. Michael Andretti ha declarado las intenciones de adquirir el equipo, y Gene Haas tiene que decidir si es momento de renovarse o morir. En esta disputa de Andretti y GM Motors vs la FOM, la compra de Haas es la mejor opción. Finalmente los Estados Unidos tendrían como representante a un equipo con la infraestructura y el hambre de cuando menos, intentar ganar.

Quizá Komatsu, el nuevo jefe de equipo, le dijo a Gene las palabras que quería escuchar, pero habrá que ver si nuestra opinión está errada y Steiner era el verdadero problema, o si verdaderamente la mediocridad del empresario estadounidense terminará cavando la tumba de un equipo que sinceramente nació muerto. 

Mientras esperamos como termina este quilombo, Netflix tiene que buscar el reemplazo para el estelar de “Drive to Survive”, en vísperas del comienzo de la temporada. 

Ya solo faltan 44 días.


Favor de enviar comentarios y sugerencias al correo: metropolisoax@gmail.com  

Encuentrame en twitter (x) como: @fersalinas_13


bottom of page