top of page

#11: La FIA y la FOM lo vuelven a hacer: Qatar 2023 🇶🇦 - #F1 #DesdeElGaraje


Por: Fernando Salinas // foto: The Athletic.com de Getty Images


Si algo no funciona como se espera, lo cambias hasta que sea útil ¿No?


Amigos y amigas, la FIA y la FOM lo han vuelto a hacer: nos entregaron un fin de semana aburrido y, sobre todo, peligroso para los pilotos.


Qatar, la tierra "exótica" donde los petrodólares mandan, ha rentado una licencia hasta el año 2032 para correr aquí el Gran Premio de su país, en un intento por demostrar que pueden ser competitivos deportivamente. El problema es su pésima gestión.


Un circuito donde se necesita hacer remodelaciones en los pianos de último minuto para evitar el daño a los neumáticos, producto de impactar contra estos en lugar de poner grava o césped que "naturalmente" delimiten el trazado, habla de lo poco serios que han sido al momento de tomar en consideración las observaciones hechas en el año 2021, cuando cuatro pilotos sufrieron el pinchazo de la llanta de la parte delantera izquierda de sus monoplazas.

Echarle la culpa al Gran Circuito de Losail no es lo correcto ya que el MotoGP se lleva a cabo desde el año 2004, así que por referente histórico no hay duda de que es un buen circuito, al menos en esa categoría. Está demás decir que un Fórmula Uno se comporta diferente a una moto por lo que una remodelación al circuito es clave para disfrutar un espectáculo sin tantas medidas de precaución. Otra opción es construir un circuito exclusivamente para esta categoría lo que les permitiría albergar los torneos de las subcategorías de la F1 (algo de lo que perfectamente se pueden encargar los jeques).


Sabemos que la Fórmula Uno es un deporte extremo. Sin embargo, desmayarse o estar a punto de hacerlo; vomitar dentro del casco; abandonar la carrera debido a las condiciones extremas en del cockpit (más de 50°C adentro) rebasa incluso esa línea de lo extremo para llegar a lo mortal.

Albon, Magnusen y Stroll, noqueados después del término de la carrera; Sargeant quién no pudo terminarla; Max exhausto como lo vemos en la portada y Leclerc al borde del desmayo en las entrevistas post carrera. No se había visto algo así en años.

Las tres paradas forzadas en pits imposibilitaron la gestión del neumático y también la del piloto. Cuando se planea una estrategia en torno a los neumáticos no solo se hace para prevenir la alta degradación del mismo, también para no llevar al piloto al extremo. Por ende cada una de las 57 vueltas fueron a tope, como si una vuelta de Qualy se tratase. Desde las primeras el crono marcó tiempos similares a los del Viernes. Uno pensaría, bueno, un segundo o medio segundo por cada vuelta no es mucha diferencia. Aunque todo cambia cuando se maneja a una media de 200km/h y una fuerza de 5 o 6G.

Cómo lo mencionaba en "X" (donde puedes encontrarme como @fersalinas_13) existe una paradoja en torno a lo que FIA nos intentó vender el fin de semana.


"Intentamos cuidar la integridad de los pilotos", palabras falsas cuya función es encubrir su incompetitividad.

En el informe que Pirelli hizo en el año 2021 sobre el GP de ese año, le advirtió a la FIA los daños que hacían -en aquel momento- los pianos en los límites de pista. Límites que anularon un sinfín de vueltas y provocaron penalizaciones al por mayor, siendo los más afectados Lando Norris y Oscar Piastri el día de la clasificación y Stroll y Checo Pérez el día Domingo.



Cincuenta centímetros de altura tienen estas cosas, lo suficiente para provocar un pinchazo en el neumático. ¿El culpable? Pirelli le echa la culpa a la FOM por la poca comunicación respecto a lo que pasaba. La FIA en un intento por deslindarse del asunto ha amenazado con retirar los Grandes Premios de Austria y Qatar para el próximo año, cosa que bueno, al menos se agradece. Aunque, si la FIA es la encargada de revisar las características de los circuitos. ¿Cómo no pudo prever lo que estos pianos iban a ocasionar? PEOR AÚN ¿Sabiendo lo que ocurrió hace dos años?

Poner en riesgo la vida de los pilotos no es para nada entretenido. Es una ofensa al deporte.

Espero que se tomen medidas reales para evitar de nueva cuenta estos asuntos. Una remodelación a Losail, o la apertura de un nuevo circuito es vital, así como recorrer la fecha de disputa. Ustedes saben que Catar es un desierto, ¿Verdad? Por algo el mundial de fútbol (un deporte mucho menos exigente) se tuvo que celebrar a finales de noviembre cuando la temperatura media baja hasta los 20 o 25°C, un clima aceptable en comparación a los 32°C con 80% de humedad en el aire que hubo el pasado sábado.


En Austria los límites de pista levantaron otra vez la polémica, pero ahora las condiciones extremas se unieron al tema de conversación. Por el bien del deporte, un error como este no debe repetirse. Afortunadamente no estamos lamentando la pérdida de uno o varios pilotos.


Toca Austin esta vez. Vamos.


Favor de enviar comentarios y sugerencias al correo: metropolisoax@gmail.com