La culpa no es de los artistas que vienen a Oaxaca