La depresión y la ansiedad van siempre de la mano


Texto: Gerardo Granados Instagram: @Gerardo_granados18 Es un circulo vicioso, durante el día no tienes energía, incluso levantarse de la cama es un gran esfuerzo, parece que no consigues completar nada; Pero de noche, no logras dormirte, así que te quedas ahí despierto, preocupándote por todas las cosas que no hiciste.

Es tener una voz que te grita “¡Levántate! ¡Haz algo! ¡De lo contrario fallaras en todo!” y otra diciéndote que no importa, que debes quedarte en tu cama

Es estar estresado por todo, pero no tener la energía para hacer algo al respecto

Uno es necesitar un espacio seguro, y el otro es cuando ese espacio es invadido, interrumpido, alterado de alguna manera que hace que ese espacio ya no sea tuyo

Es querer siempre estar dormido, pero saber que no lograras nada al hacerlo, así que vives tu vida, estando medio dormido y medio consciente

Es como si estuvieras presente, pero a la vez no

Uno es esa sensación cuando casi te caes mientras te balanceas en tu silla, constantemente y el otro es una sensación abrumadora de pavor, que te ahoga hasta el punto en el que sientes que no te puedes mover

Sobre pensar las cosas es una gran parte de todo esto, es como si no tuvieras control sobre tu mente y tiene vida propia

Uno te hace tener la sensación de que todo el mundo te va a dejar, y el otro es no tener la motivación suficiente para evitarlo, así que solo te lleva a alejarte de todos para no salir herido; Es obligar a las personas a que te dejen antes de que puedan hacerlo por su propia voluntad

Es no querer ser una molestia para nadie, así que prefieres estar solo, física y mentalmente solo

Es no querer molestar a alguien con tus estúpidos problemas egoístas, así que no te desahogas con nadie, solo te ahogas, poco a poco en tu propio sufrimiento; Porque ¿Quién eres tu para molestar a alguien?

“¡No seas un egoísta! ¡Hay otros con problemas peores que los tuyos! ¡Sopórtalo! ¡Sé un hombre!” Son los estigmas constantes de la sociedad y a veces de tu propia familia los que te hacen demeritar tus emociones y sentimientos, pero lo que ellos no saben es que estas a punto de colapsar, pero, aun así, ahí estas, parado frente a todos sonriendo, rodeado de personas que no se imaginan en lo mas mínimo lo que estas sufriendo.

Con un nudo en la garganta y un dolor punzante en el pecho sigues viviendo como si nada te estuviera pasando.

La depresión se apodera de ti lentamente, al principio tienes problemas con las cosas pequeñas, pero usualmente decides ignorarlas, es como un dolor de cabeza, te dices que es temporal y que pasará, es solo otro mal día

Pero no lo es

Estas atascado en este estado mental, te acostumbras a ponerte una mascara social y continúas viviendo entre los demás, porque es lo que tienes que hacer, es lo que los demás hacen. Sin embargo, el problema no desaparece, te esfuerzas por actuar todos los días y cada vez te cuesta mas y mas, ahí es cuando comienzas a caer mas profundo y es cuando comienzas, lentamente a alejarte de amigos y familia, a veces los ignoras por completo.

Las satisfacciones desaparecen, las pequeñas cosas que antes te traían alegría ahora no valen la pena, incluso las tareas mas simples se vuelven dolorosas, y ahí es cuando pierdes la motivación

¿Por qué seguir intentándolo si nada me hace feliz?

Todo esto te hace sentir peor y quedas atrapado en un circulo vicioso, de pronto te das cuenta que estas viviendo en cámara lenta, los días se vuelven indistinguibles, solo te esfuerzas por llegar a la noche para poder seguir durmiendo, porque durmiendo no sientes nada, no hay miedo, no hay estrés, no hay frio, no hay nada; sientes que nunca mas vas a ser feliz, continuas aislándote de la gente, evitando cualquier tipo de relación social.