top of page

Decisión y destinos más claros. Es Claudia - #PongamosTodoEnPerspectiva



Carlos Villalobos

Nos encontramos en un momento cumbre de la apasionante trama política mexicana, donde los destinos convergen y las decisiones toman un papel protagónico. Desde las entrañas del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), se ha emitido una declaración que reverberará en la historia de México: Claudia Sheinbaum es la candidata virtual a la presidencia en 2024.


Al principio, el escenario político parecía estar dispuesto para un enfrentamiento feroz, con un guión repleto de giros inesperados. Sin embargo, mientras se desplegaba la trama y se interpretaban las encuestas, todos los caminos convergían en un único desenlace: Claudia Sheinbaum Pardo emergía como la elección innegable.


En contraste, Marcelo Ebrard, quien en las etapas iniciales del proceso aseguraba con firmeza que respetaría el proceso interno, ha ejecutado un giro sorprendente, dejando a muchos con un amargo regusto a traición. Argumentando irregularidades y desigualdades durante la contienda interna de MORENA, ha desnudado sus verdaderas motivaciones, exponiendo que su ambición por el poder siempre estuvo a la cabeza, incluso por encima de la palabra dada.


En entrevistas concedidas a diversos medios de comunicación, justo antes del anuncio oficial, Marcelo abrió la puerta a un acto que ya había ensayado en su carrera política, como si estuviera preparado para asumir un papel principal en un escenario de color completamente diferente. Movimiento Ciudadano se alza como una posibilidad tentadora.


Así, México se enfrenta a una encrucijada histórica.


En un país donde la política a menudo ha sido un drama de proporciones colosales, el hecho de que al menos dos candidatas virtuales a la presidencia sean mujeres representa un cambio de acto que nadie podría haber anticipado.


Claudia Sheinbaum está destinada a enfrentar desafíos de proporciones titánicas. El desplante de Marcelo Ebrard, sin duda, abrirá brechas en el escenario político, y Sheinbaum deberá desempeñar un papel fundamental para mantener la unidad en un partido que requiere cohesión.


Al margen, es fundamental destacar a dos perfiles que han brillado en esta contienda: Ricardo Monreal y Gerardo Fernández Noroña.


Monreal inició el proceso interno con una confianza desbordante, convencido de que su capacidad de mediación y experiencia política serían suficientes para destacar. No obstante, con el pasar de los días, su posición se fue debilitando, y los resultados finales dejaron en claro su falta de impulso. Por otro lado, el candidato del Partido del Trabajo (PT) se alzó con un honroso tercer lugar. A pesar de partir prácticamente desde cero al inicio de la competencia, Noroña demostró más garra que estructura, perfilándose como el activo más destacado del PT.


El telón apenas se alza en esta fiesta democrática, y estas definiciones iniciales han esbozado el panorama que caracterizará la contienda electoral. La trama sigue desplegándose, y las páginas de la historia de México están a punto de escribirse con letras audaces y decisiones cruciales. La política, como un drama constante, nos mantiene en vilo, y las próximas escenas prometen ser igual de intrigantes y reveladoras.


Sígueme en twitter como @carlosavm_