OPINIÓN ll Desgracia anunciada, sin protección ante desastres