El RENACER de las instituciones: porqué el combate a la corrupción en Oaxaca no acaba.

Mtro. Juan Carlos Chávez Martínez[1]



Introducción.


El fenómeno de la corrupción no es exclusivo de Oaxaca. Hace solo unos días hablaba con miembros del Comité de Participación Ciudadana del Estado de Guanajuato e impulsores del Observatorio Ciudadano de ese estado y coincidíamos en que la captura de los espacios ciudadanos dentro de los sistemas estatales anticorrupción era una realidad avasallante. Asimismo, hablábamos de la necesidad de recuperar esos espacios y de ver RENACER a esas instituciones.


Debemos recordar que los espacios como la Secretaría Ejecutiva, la Comisión de Selección y Comité de Participación Ciudadana (CPC), todos del Sistema Estatal de Combate a la Corrupción del Estado de Oaxaca, tienen un reto por delante, legitimarse a través de la aceptación de los ciudadanos, trabajar para consolidar la ciudadanización de los espacios anticorrupción y colaborar con las organizaciones de la sociedad civil, como siempre lo he dicho: los mejores asesores siempre serán los ciudadanos.


Desarrollo.


Lamentablemente, en Oaxaca hemos visto una captura sistemática e “inteligente” de los espacios públicos. Hay un modus operandi que quiero esclarecer.


Tal es el caso, por ejemplo, de la captura de la Secretaría Ejecutiva, de la terna final propuesta solo un ciudadano cumplía con el perfil. El resto, un funcionario del viejo régimen, un dinosaurio que no acredito su renuncia a su partido y una funcionaria con fuertes señalamientos de falta de ética en la toma de decisiones. No extraña que desde el inicio se calificara con altos promedios a estos dos personajes, así ase aseguraban los factores reales del poder que sus delfines nadaran sin obstáculos. Dicen por ahí que el dedazo del que manda en Oaxaca estaba dado y así fue.


Lo peor de todo, es cómo los integrantes (ciudadanos) del CPC pudieron prestarse a la simulación en vez de defender a las instituciones ciudadanas que tanto trabajo nos ha costado consolidar. El CPC ha sido un órgano ciudadano que se ha visto desvirtuado y cooptado por poderes oscuros. Desde sus inicios han sido escogidos por estos factores reales del poder, para que les deban el favor. El favor se activa cuando sus padrinos políticos así lo decidan. Estos “becarios” deberán otorgar un diezmo a sus padrinos mágicos tal y como se estila en obra pública. Sin embargo los beneficios son mayores y el costo de oportunidad es alto. Estas garantías permitirán la falta de esquemas de rendición de cuentas y transparencia. Es por eso que los integrantes del CPC no han subido a su página sus declaraciones de interés, fiscal y patrimonial. Tampoco han rendido ningún informe y se han asegurado que nadie los cuestiones. Actualmente desempeñan el papel de víctimas, pero ha sido, precisamente, esta falta de resultados que la demanda de la sociedad ha sido ver RENACER estas instituciones. Confío plenamente que un renovado interés y ciudadanos comprometidos y motivados podrán lograr lo que durante muchos años no hemos tenido: un verdadero combate a la corrupción.


Por último, la Comisión de Selección del CPC juega un papel preponderante. Son ellos el primer eslabón de combate a la corrupción. También han sido capturados. No todos, pero sí la mayoría. En esta parte de la cadena anticorrupción, los factores reales del poder han sido inteligentes. Proponen a “ciudadanos” afines y preparados académicamente, con experiencia en el sector público. Disfrazados de ovejas, pasan todos los filtros. Los pocos ciudadanos que llegan tienen la gran encomienda de escoger al nuevo Consejo de Participación Ciudadana bajo altos estándares y una convocatoria progresista.


Conclusiones.


Debido a la falta de resultados expresos, al carente desempeño de quienes integran estos espacios ciudadanos, a la corrupción de la cual son cómplices, la falta de rendición de cuentas y transparencia, y la nula participación ciudadana, se ha gestado una profunda transformación de las instituciones anticorrupción en el estado, el RENACIMIENTO de órganos ciudadanos cuya principal misión es ciudadanizar los espacios públicos y combatir la corrupción con profesionalismo.




[1] Comisionado Ciudadano para la Selección del Comité de Participación Ciudadana del Sistema Estatal de Combate a la Corrupción del Estado de Oaxaca.