top of page

Helmut Marko debe callar - #F1 #DesdeElGaraje


Redacción: Fernando Salinas

Foto: AFP


Las palabras de Helmut Marko han hecho eco dentro de la comunidad de la F1 a niveles que hace mucho tiempo no se veía.


Es necesario establecer una cosa: los comentarios racistas no tienen cabida en el deporte. No hay que ser hipócritas y fingir que el mundo es color rosa y todos coexisten en armonía dentro de las competiciones deportivas (como en la vida). Sin embargo, una persona que está dentro de tu propio equipo no debe hacer unas declaraciones tan críticas después de una actuación espectacular en Monza donde se afianzó el poder de Red Bull.


No seamos ciegos. El rendimiento de Checo Pérez ha ido en curva parabólica. Después de sus victorias en Arabia Saudita y Azerbaiyán (Bakú) le ha costado encontrar el rumbo con un coche que ha sido adaptado al ritmo de su coequipero (algo que ocurre normalmente en Red Bull y que es completamente legal). Incidentes como el de Mónaco y Hungría delatan una falta de comprensión del monoplaza, y los resultados en las Qualys refuerzan la idea de que algo ocurre en Pérez (sea una situación ocurrida en su mente o en con el RB19). Aunque por razones desconocidas, Marko relaciona su rendimiento con su nacionalidad, al punto que raya en una extraña fijación (Algo estúpido, considerado que su performance es superior al resto de coequiperos de Verstappen que han salido de su escuela de talento).


Dentro de pista hay que reconocer que el neerlandés está rompiéndola en cada circuito, pero Pérez es la clara muestra de lo que significa ser el piloto número dos en Red Bull: gestionar los puntos para liderar el campeonato de pilotos y a la vez, demostrar que sé es un piloto con el talento para dar la cara cuando es vital.

Además, este discurso de: "Su mentalidad no está al nivel por ser sudamericano" cae en dos falacias absurdas. Geográficamente, un mexicano radica en norteamérica y al generalizar a Sergio como uno más, ¿significa que estrellas sudamericanas como Ayrton Senna y Fangio no han dejado huella? Esas palabras me recuerdan a lo que dijo el futbolista francés Kylian Mbappé hace unos meses al menospreciar el talento futbolístico sudamericano ¿Y qué pasó después? Un argentino le quitó la copa del mundo.


Red Bull debe emitir una postura en esta situación si es que le interesa cuidar su imagen y las jugosas cifras que entran a las arcas austriacas gracias a Checo.

Recordemos que en otros momentos la FIA ha salido a darse golpes de pecho exclamando: We Race As One promoviendo un lugar de cero discriminación. ¿Helmut es inmune? ¿Qué intereses hay para proteger a una persona así? Está situación no debe quedar impune en Red Bull. Helmut Marko debe callar.


Veamos cómo se cocina esta situación #desdeelgaraje


Si has llegado hasta aquí. ¡Muchas gracias! Favor de enviar comentarios y sugerencias al correo: metropolisoax@gmail.com