top of page

KYLIAN, AÚN NO ERA TU TURNO #HablemosDeFútbol



Por: Fernando Salinas


Todos pensábamos que el próximo capitán de Francia era uno y solo uno: Antoine Griezmann.

El nacido en Mâcon lleva desde el año 2014 siendo parte de la selección francesa en la que ha sido pieza clave para algunos de sus títulos más prestigiosos. Recordemos su participación en la Eurocopa 2016, el mundial de Rusia 2018 y recientemente en Catar 2022, donde si bien no figuró como el delantero que si fue en el mundial pasado, demostró tener la habilidad de un mediapunta de envidia (esta fue la razón por la que no figuró como relevante en la gran final contra Argentina, pues fue marcado dada la peligrosidad que suponía). Sin embargo, y al igual que el actual capitán (Mbappe), Grizi fue la clave para avanzar y llegar a esa instancia. Cuando nadie pensaba que alguien podía penetrar la defensa marroqui, Antoine encontró el pase definitivo que culminó en el golazo de Theo Hernández en la no tan lejana semifinal de la copa del mundo.

Tal era la amenaza que muchos medios argentinos consideraron urgente “marcarlo” para evitar un contraataque o jugada sorpresa que le diera la victoria a “Les Bleus”. Y eso fue lo que terminó ocurriendo en el Lusail, por eso a más de uno sorprendió que se encontrara desaparecido todo el primer tiempo, sin posibilidad de recuperaciones y pases determinantes como los que acostumbra.

Es necesario citar la importancia de Griezmann en el torneo de Catar 2022 para establecer estos argumentos de cara a la elección de Deschamps al momento de nombrar a Mbappé el nuevo capitán de la selección. Si bien Kylian es todo un fenómeno e inevitablemente está destinado a convertirse en la mayor leyenda de Francia (lo siento Zidane), esta decisión es cuanto y menos apresurada, pues considerando el mérito de Griezmann (ahora que Varane se retiró de la selección) era más que obvio que el brazalete era para él, como forma de apreciación a la trayectoria hecha. En unos años y ante la inminente despedida de Griezmann de la selección en unos cuantos años (no se nos olvide que hace una semana cumplió 32 años), Mbappé será con todo el mérito y sin ninguna duda, el próximo capitán de Francia. Esperemos que realmente haya un dúo entre estos dos como dijo Kylian en la rueda de prensa, y el ego no lo termine dominando, ya que al ser tan buen jugador son bien conocidas algunas de sus actitudes (como el hecho de pelear los reflectores del PSG dejando a un lado a Messi y Neymar o los comentarios cuestionables que hizo sobre el fútbol sudamericano).

A manera de cierre, resulta interesante cuestionarnos si realmente estas decisiones están siendo producto de un análisis detallado, pues en menos de 3 meses hemos tenido dos bajas importantes como la del mencionado Varane, así como de Benzema, el cual de acuerdo con información filtrada por Benjamin Pavard, nunca se llevó bien con Deschamps y terminó provocando su salida de la selección. Con esto se explican muchas cosas, como el hecho de ignorar la posibilidad de convocar al balón de oro actual a la final del mundial y muchas acciones más.

Mientras tanto, hay que mandar los mejores deseos a Griezmann como subcapitán de Francia, esperando que nos siga regalando ese fútbol tan bueno que viene manejando desde hace tiempo (al menos en la selección) y en La Liga también. Sería una pena que esta decisión lo haga plantearse abandonar al equipo. Aunque inevitablemente estamos en el cruce generacional del fútbol. Nuevas estrellas ascienden para brillar, mientras otras tristemente comienzan a apagarse.


Todo por servir se acaba, y acaba por no servir.


¡Gracias por leer! Enviar comentarios y sugerencias a: metropolisoax@gmail.com


bottom of page