Las brechas de género impulsan las brechas de desigualdad


En el mundo y en México, las mujeres enfrentan textos plagados de desigualdad, que poco ayudan a la construcción de una mejor sociedad.


Oaxaca de Juárez, Oaxaca. Marzo de 2022.- En México y en el mundo no podremos aspirar a contar con mejores sociedades si continúan existiendo brechas de discriminación y violencia en contra de niñas y mujeres. Lamentablemente, en México, la mejora en las condiciones relacionadas a las brechas de género aún no está patente.


Las niñas y mujeres son afectadas por un sistema que, de forma automática le niega el acceso al bienestar, teniendo dificultades para acceder a la educación o acceder a servicios de salud. Todo lo anterior, sólo por el hecho de ser mujeres.


¿Qué es la Desigualdad de Género? De acuerdo a ONU Mujeres, la desigualdad de género es un fenómeno generalizado que redunda en que las mujeres carezcan de acceso a un empleo decente y enfrenten diferencias salariales por motivos de género.


Una mayoría que no es atendida

Aunque las mujeres representan más del 50% de la población nacional, 64,540,634 habitantes, de acuerdo al Censo de Población y vivienda del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), la calidad de vida a la que pueden acceder se ve truncada por factores económicos, políticos y sociales; en donde, actitudes basadas en la discriminación de género promueven el que brechas basadas en las carencias sociales se incrementen aún más.


En el país, esta situación lastima en todas sus etapas a la mujer; desde la primera infancia, con la falta de acceso a servicios de salud, hasta la adultez, en donde en su edad productiva, las mujeres llegan a ganar hasta el 6% menos que sus colegas varones, evitando así el acceso a oportunidades y empleo digno.


¿Qué mide el informe “La Mujer, La Empresa y El Derecho”?

Mide leyes y regulaciones en ocho áreas que afectan la participación de las mujeres de 190 países. Las ocho áreas que se abordan son: movilidad, trabajo, remuneración, matrimonio, parentalidad, empresariado, activos y jubilación.


Pobres resultados en el trabajo de igualdad

Fuera del discurso, en la realidad, el trabajo que se ha realizado en el país y en el mundo ha dejado mucho que desear. En el planeta, alrededor de 2,400 millones de mujeres en edad de trabajar no cuentan con igualdad de oportunidades económicas. En al menos en 178 países, de acuerdo a estimaciones del Banco Mundial, las mujeres cuentan con barreras legales para poder participar en el mercado.


De acuerdo con el estudio “Índice, mujeres, empresas y derecho” realizado por el Banco Mundial en 2021, México se encuentra en el lugar 45 de 190. A pesar de haber aumentado 5 puntos en la calificación global de este índice, pasando de 83.8 a 88.8 puntos, México todavía cuenta con asignaturas pendiente, como: las leyes que afectan el salario de las mujeres, las leyes que afectan el trabajo luego de tener hijas e hijos y leyes que afectan el monto de la pensión femenina en el retiro.


Avances insuficientes Aunque se han conseguido avances en materia de género, no se han logrado alcanzar niveles en donde los discursos se rebasan y donde nuestras sociedades se hayan desprendido de prácticas que afectan las oportunidades de las mujeres.


Para muestra un botón: El aumento de las mujeres en la participación económica del país ha provocado que, poco a poco, se vuelquen a las aulas, aumentando el número de profesionales femeninas que se forman en las universidades.


Que las brechas disminuyan y los derechos continúen

Ser mujer y vivir en México podría ser una pesadilla ya que la cantidad de oportunidades a las que acceden o, simplemente la posibilidad de realizar el goce de sus derechos buscando una vida digna, se convierte en una misión imposible. Hoy por hoy, la vida de niñas y mujeres, desde el ámbito educativo hasta el político, está atada a la suerte y a diversos supuestos morales, en algunos casos legales, entre otros.


La lucha que se ha emprendido por miles de mujeres en México y en el mundo, busca desaparecer la desigualdad basada en el género. Este camino todavía tiene mucho trecho por recorrer, sin embargo, iniciativas como la Agenda 2030 de la Organización de las Naciones Unidas, impulsan el combate de estas brechas. En Congregación Mariana Trinitaria entendemos que las mujeres son el motor de la sociedad, por ello, hemos implementado diversas soluciones integrales basadas en nuestro Ecosistema de Bienestar que buscan atender las brechas de desigualdad, de género. A este día, Programa de Aportación Solidaria CMT, busca dotar de elemento básicos de educación y salud, además de herramientas y servicios tecnológicos y digitales para la inclusión financiera y productiva.