Martha Izquierdo: un ejemplo de vida - Martín Vásquez Villanueva @martinvasquezv



 Martín Vásquez Villanueva - @martinvasquezv

 

El sábado por la mañana estaba tomando mi café y leyendo los periódicos del día —locales, nacionales e internacionales, como acostumbro— y cuál no sería mi sorpresa cuando, de pronto, en una página del New York Times vi la foto de mi amiga Martha Izquierdo. El afamado diario estadounidense le dedicaba el “Perfil del sábado”, firmado por el periodista Oscar López y bajo el título: “Sobreviviendo al dolor del corazón y la enfermedad para emerger como influencer de TikTok” o, como viene en la versión electrónica: “El outfit de hoy es la confianza: una estrella atípica del TikTok cautiva a México.”


Conozco a Martha desde hace mucho tiempo y he seguido con atención su exitosa carrera periodística. Fue corresponsal del diario Reforma desde el Istmo, trabajó para Notimex y ha sido colaboradora de este nuestro periódico Noticias y otros medios locales de Oaxaca. Actualmente conduce con mucho éxito un programa de radio en el Istmo, donde todo mundo la conoce, y se ha convertido en un auténtico fenómeno de las redes sociales, con más de 650 mil seguidores en TikTok y 24 millones de likes.


La vida de Martha no ha sido fácil. Ha tenido que luchar contra dos episodios de cáncer, primero en un ovario y luego en el estómago, y al trauma de las cirugías y la quimioterapia se le sumaron, además, dos infartos del miocardio. Hoy, a los 49 años de edad, lo único que destila es una alegría de vivir y una confianza en sí misma que son verdaderamente envidiables. El sábado, cuando le hablé para felicitarla por el perfil del New York Times, me comentó: “La vida es un momento, decía el compositor istmeño Jesús “Chu” Rasgado, y, sí, es un momento para vivir. Tal vez por eso, después del cáncer lo que más valoro es la vida, la familia, los amigos y el amor, el amor propio, ése que es el principal motor para impulsarte a ser feliz.”


Para quien no conozca TikTok, vale decir que es una red social muy peculiar. Transmite videos de formato corto, de 3 segundos a 3 minutos de duración, con mensajes obviamente muy simples y directos. Un paso de baile, una posición de yoga o una escena cotidiana, con música de fondo, palabras, filtros para modificar las imágenes. Originada en China en 2016 y disponible en todo el mundo a partir de agosto de 2018, esta red social ha tenido un ascenso meterórico sólo comparable al experimentado por la plataforma Zoom.


Martha abrió su cuenta de TikTok al inicio de la pandemia, para lidiar con el confinamiento desde la necesidad de compartir lo que llama su #buenavibra. Desde entonces ha subido decenas de videos, la mayoría de entre 6 y 12 segundos de duración y alguno de hasta minuto y medio, bailando en la playa, columpiándose en un jardín, preparándose a hacer ejercicio. Martha ha sabido conciliar su gran experiencia como periodista con el espíritu novedoso de la comunicación en redes sociales, para ofrecer un producto muy singular que la ha catapultado a un éxito de audiencia que seguramente ni ella misma hubiera podido predecir.


Su mejor apuesta, a mi parecer, ha sido la serie de videos marcados con el hashtag #eloutfitdehoy. “Buenos días —dice a la cámara—, el outfit de hoy…”, hace una pequeña pausa retórica y dice, de un video a otro: “…¡es la seguridad!” o “…¡es no rendirse!” o “…es para pasar el examen” o “es para ir a la boda de mi hermana”. Generalmente Martha aparece ante la cámara muy arreglada y maquillada, saliendo de su casa, bajando unas escaleras, acercándose a su coche, y en un video está en la entrada de su casa con sandalias de plataforma, vestido corto, el pelo engominado, aretes de filigrana de oro, los labios pintados de rojo, y dice: “Buenos días, el outfit de hoy… ¡es para que dejes al tóxico!, ¡entiende, amiga! Bendiciones.”


Enhorabuena a Martha, porque no es cualquier cosa que un medio tan serio como el New York Times, de tanta resonancia a nivel global, le haya dedicado un perfil a alguien como ella, una profesional que va haciendo su trabajo día tras día, tal vez sin el reconocimiento que merece, y que se ha vuelto, como digo, un verdadero fenómeno de las redes sociales.


A veces las buenas noticias llegan juntas y este mismo sábado, según me comentó, Martha recibió los resultados de sus últimos exámenes médicos trimestrales, confirmando que sigue libre del cáncer que la ha aquejado. Gracias, Martha, por tu profesionalismo, tu simpatía y ese don de gentes que te ha llevado a compartir con todos nosotros, pero sobre todo con quienes sufren y no la están pasando bien, tu gran ejemplo de vida.