Oaxaca de Juárez, una ciudad que pide auxilio - Arturo Murrieta #DesdeElOjoLocal


#DesdeElOjoLocal

Eduardo Arturo De la Rosa Murrieta (Arturo Murrieta) - @Arturrieta


Ha pasado un mes desde que la nueva administración capitalina entró en funciones y los estragos de la desastrosa administración morenista de Oswaldo García siguen pasándole factura al nuevo edil capitalino (Que también es emanado de las filas morenistas).


Durante el trienio pasado, la capital se convirtió en un total infierno. La falta de inversión para la infraestructura pública; el desmedido crecimiento del ambulantaje y la inseguridad; el desinterés por arreglar las calles llenas de baches; el conflicto sindical del municipio con los recolectores de basura; los desmedidos actos de corrupción que cometieron ciertos líderes, delincuentes, constructoras y grupos porriles en complicidad con autoridades de alto nivel del municipio, hicieron que las y los ciudadanos de la capital oaxaqueña terminaran decepcionados, hartos y hasta en algunos casos conflictuados entre ellos mismos ¿O acaso olvidan el problema entre comerciantes establecidos, empresarios y vecinos contra las autoridades municipales y los comerciantes ambulantes? ¡La ciudad desde entonces se sumía en un bache de ingobernabilidad! Que ni el mismo municipio al verse rebasado podía solucionar y los capitalinos éramos los que terminábamos pagando por la incompetencia del Municipio y sus autoridades corruptas.


Cuando el día de cambio de autoridades llegó, los capitalinos respiraban e incluso agradecían que el infierno desatado por Oswaldo García Jarquín llegara a su fin. Una nueva autoridad tomaría posesión del municipio, pero la preocupación continuaría. Muchos de los regidores del trienio pasado repetían en el cargo y el partido oficialista retenía la capital tras una contundente victoria que tomó por sorpresa a propios y extraños. Sin embargo, la duda persistía ¿Sería más de lo mismo o estábamos ante un nuevo capítulo de impunidad en la capital?


Han pasado 40 días desde que la nueva autoridad tomó protesta y las cosas han parecido apaciguarse en la capital oaxaqueña. La tormenta se calmó, pero aún no llega a su fin.


Debemos recordar que el problema de bacheo e inseguridad persiste, la destrucción y olvido de la infraestructura y obras sin concluir en el centro histórico van en incremento y deben revisarse con urgencia para evitar algún accidente, así como la invasión y aumento desmedido de vendedores ambulantes en el centro histórico, aun cuando estos últimos días hemos visto como se han implementado operativos para desalojar al comercio informal que ha heredado de García Jarquín.


Aunque se agradece las medidas tomadas, también es necesario que el Municipio tome acciones para la revisión y regulación de permisos que hayan sido otorgados, duplicados o falsificados para justificar la instalación de puestos ambulantes en Oaxaca de Juárez.


Lamentablemente hoy es imposible en la capital convivir, caminar y sentirse seguro en calles llenas de ambulantes, cables de corriente, lonas, baches y basura. Es por ello que como ciudadanos debemos insistir y exigir que se construyan condiciones y alternativas para los diversos conflictos sociales y sindicales que se viven en la capital oaxaqueña.


Hoy Oaxaca de Juárez es un municipio que pide auxilio a gritos y la ciudadanía está harta de los políticos y funcionarios que no toman importancia en las condiciones sociales y de vida que viven día a día sus gobernados.


Por lo tanto ¿Podrá la nueva administración municipal con el reto o viviremos tres años más de lo mismo pero con diferente capitán frente al timón? Tiempo al tiempo.