OPINIÓN ll La gestión como un abrazo