OPINIÓN ll Para que haya gobierno electrónico, primero se necesita disposición