OPINIÓN ll Por fin se acabó la pesadilla Ana, vámonos de Tokio