El “Simplismo democrático" como problema