Al buen entendedor, pocas palabras, mucha música. <Encuentro Taciturno>