El mundo corre contra el tiempo, Omicron ya está cobrando víctimas