En riesgo nuestros derechos digitales por COVID19