top of page

La grandeza de lo cotidiano. Un vaso de agua fría - #PongamosTodoEnPerspectiva con Carlos Villalobos


En el ineludible trayecto de la vida, a veces somos confrontados con realidades crudas y desgarradoras que nos dejan sin aliento. El cáncer, ese enemigo silencioso que roba vidas y despedaza sueños, se llevó a Juan Pablo Adame, así como se lleva a miles de personas en el mundo. Sin embargo, la notoriedad de Adame Alemán, nos recuerda la fragilidad de nuestra existencia.


La partida de Juan Pablo, no es simplemente la desaparición física de un hombre; es la extinción de sueños, de planes, de risas futuras que nunca se materializarán.


Adame, más allá de su afiliación política, era un joven que, al igual que muchos otros, aspiraba a construir un México mejor. Su valentía al enfrentar el cáncer y su lucha por concientizar sobre la importancia de la vida resonaron más allá de las barreras políticas, provocando incluso que cuando tomó protesta como senador, recibiera una ovación por parte de sus compañeros legisladores, cumpliendo así un sueño, ser senador. Él era un ser humano que, aunque quizás no todos compartían sus ideales políticos y sus formas, merecía respeto y admiración por su fuerza y determinación.


En su discurso ante sus colegas legisladores, Adame habló desde el corazón, desafiando la noción de que mostrar debilidad en el ámbito público es un defecto. Su valentía al exponer su vulnerabilidad frente a una enfermedad implacable fue un recordatorio de nuestra humanidad compartida. 


En un mundo que a menudo nos exige ocultar nuestras debilidades, él eligió ser auténtico y genuino.


Al abordar el tema del cáncer que lo acosaba, Adame compartió no sólo los desafíos físicos y emocionales, sino también las bendiciones que encontró en medio del sufrimiento. Su testimonio, aunque doloroso, destilaba una extraña mezcla de gratitud y esperanza.


En una carta que Josefina Vásquez Mota leería en el pleno del senado el pasado 29 de noviembre, debido a que se este se encontraba en una cama de hospital, externó la incertidumbre que rodeaba su futuro, sin embargo, este no disminuiría su aprecio por la vida cotidiana. 


En un gesto simple y poético, invitó a todos a disfrutar un vaso de agua fría en su honor. Una invitación que trasciende el simbolismo y nos recuerda que la vida, incluso en su simplicidad, es un regalo.


En este oscuro túnel de la despedida, Adame nos deja con una lección de vida que va más allá de la política y la ideología. 


Nos desafía a encontrar la belleza en la cotidianidad, a abrazar nuestras vulnerabilidades y a vivir con autenticidad. En sus palabras finales, resuena una serenidad que solo puede provenir de la aceptación de la fragilidad humana y la confianza en algo más allá de nuestro entendimiento.


Parafraseando sus propias palabras, Juan Pablo Adame nos dejó con esta reflexión profunda: "hoy valoro lo simple y lo cotidiano como algo extraordinario y te invito a hacer lo mismo, a que no des por sentadas las cosas que haces cada día; te invito a que encuentres en cada acción lo maravilloso que es la vida y el regalo que significa disfrutar todos los pequeños detalles."


En la partida de Juan Pablo Adame, la política queda atrás, y lo que perdura es el eco de su valentía, la riqueza de su humanidad y el recordatorio de que, en última instancia, todos compartimos el mismo destino. 


En su honor, en el de las y los miles de pacientes,  y en el de miles de víctimas que nos arrebata el cáncer de nuestras vidas,  levantemos un vaso de agua fría y recordemos que la vida, incluso en su amargura, es un tesoro que merece ser vivido plenamente y para construir mejores y mayores soluciones para que todos vivamos una realidad más equitativa y mejor para todas y todos. 


Que descanse en poder, que su legado inspire, y que su memoria nos inste a apreciar cada efímero instante que la vida nos regala


Sígueme en twitter como @carlosavm_

Comments


bottom of page