Memorias de un infante #SociedadDelEspectáculo


Texto: Fernando Salinas // @fersalinas_13 // #SociedadDelEspectáculo


El pasado fin de semana fui a ver al cine "Digimon Last Evolution Kizuna" como una oda a los viejos recuerdos. Y que puedo decir, una chulada de película que se disfruta de principio a fin. Me hizo sentir como aquel niño que soñaba tener a Agumon como compañero y vivir un sinfín de aventuras que solo se consiguen en la imaginación y fantasía de un niño.


Esto me hizo recordar la ola de odio injustificado por parte de adultos mayores hacia el anime en la década de los 90 y 00' en México, cuando decían que eran cosas satánicas y te prohíban rotundamente verlo por las tardes ¡Y cuidadito si desobedecías porqué con un par de golpes aprendías porque aprendías!


A pesar de ello, fueron unos tiempos excelentes, donde las cosas eran muy distintas. El Internet aún estaba en "pañales" por lo que te reunías con tus compañeros de clase para platicar sobre lo que habían visto un día antes en este u aquel programa. Acalorados debates se hacían en la hora del receso y en los ratos libres de la escuela. El camino a casa no era más calmado, pues aquí podían agendar planes para reunirse en casa de alguien para ver el programa o salir a jugar las retas del fucho u otros juegos.


En la televisión los contenidos no podían ser más interesantes. Nos encontrábamos con un selecta colección de dibujos animados y Live Action que son considerados de culto a día de hoy. Curiosamente nuestros padres decían que todos esos programas nos "secaban el cerebro" pero se olvidan que muchas veces guardaban mensajes y metáforas de gran valor. El mensaje final de Coraje, el perro cobarde: "La perfección no existe [...] Con todas tus imperfecciones podrás llegar a ser lo que quieras" estoy seguro que impulsó y motivó a más de una persona. Muchas veces las jóvenes mentes se valen de aquello que ven en televisión para llevarlo a la realidad y hacer de ello un estilo de vida, ¿Cuántas veces no intentamos recrear la actitud o vestimenta de algún personaje o serie? De la misma manera, los valores que se aprenden de esta forma también hemos de representarlos y estoy seguro que más de una serie nos dejó grandes enseñanzas que hemos puesto en práctica en mayor o menor medida. Habrá que cuestionarse si los contenidos dirigidos al nuevo público juvenil realmente llevan un mensaje que aportar o solo se trata de mero entretenimiento.

Todo tiene un fin. Con la llegada del internet y el paso generacional, este estilo de vida "old school" se fue perdiendo, mientras nosotros simplemente fuimos creciendo. Nos sumergimos en este entramado y complejo mundo, descubrimos cómo funciona y nos adaptamos en la mayor medida posible para sobrevivir. Amistades se pierden en el camino, grados escolares se avanzan y cuando te das cuenta un día tienes la decisión de pensar como te vas a ganar el dinero que vas a llevar a la mesa, a tomar decisiones en tu vida familiar y amorosa, mientras estos recuerdos se almacenan en un baúl que retratan lo bella que es la infancia.


Echar un vistazo a los mismos de vez en cuando es una experiencia gratificante. Es todo un camino recorrido donde hay tropiezos pero también momentos de redención que definen en buena manera cómo seremos en nuestra vida adulta. Los treintañeros deben sentirse felices de haber vivido su infancia en tiempos donde salir a jugar a la calle era algo normal. Los veinteañeros vivimos parte de esa época old school, así como la nueva donde las redes sociales y formas de entretenimiento nos bombardean constantemente.


En fin, todo tiene que cambiar, o como diría Tai: "Nuestra historia evoluciona en una nueva dirección.”