OPINIÓN ll Ciudad Dorada y su pérdida de color