OPINIÓN ll La fe en la meritocracia y el daño que nos han hecho