Opinión ll Ojalá solo lloviera en el campo en Oaxaca