OPINIÓN ll Reagruparnos, para ciudadanizar la política