Por confiados, pandemia cobra más víctimas