Reducir el consumo de agua a la población NO es la solución