Se quema el mundo, sólo queda aprender a “vivir con fuego”.