Las redes ya no tan benditas